25 abr. 2014

DESAMPARADA


Los seres adornaban sus puertas
con atados de hierbas santas,
eran hombres y mujeres
envueltos en harapos y cegados.

Malditos todos.


Cada cual callaba su verdad

para no alumbrar el día que despuntaba 
entumecido de  rabia y dolor.

Quien decidió podar la vida?

se preguntaban unos a otros.

Buscaban respuestas

y no admitían sugerencias.

Ojillos cómplices se miraban

oliendo muerte y sudando traición. 

La vida había pasado

dejando a los seres desamparados
       vacíos
                      solos.

Ya no florecía la vida como risa de niño,
era otra forma
entremedio de penumbras y noches muertas.


¡No busques culpables!, 
¡No culpes al otro!,
¡Mira tus manos!

grito la desamparada.

Solo entonces los seres abrieron sus ojos,

vieron su propia miseria,
olieron su podredumbre
y vomitaron corrupción.

Ya era tarde...

era tarde.

Perdón Madre Tierra. 











23 abr. 2014

Mariposas Amarillas

Si revolotean tan alto y tan silenciosas
si llevan tanta energía plasmadas en hojas escritas,
como olvidar que un día fueron vida, luz y color.

Danzan mariposas amarillas siguiendo el cortejo

jugando a ser aves o sabanas manchadas,
esto de ser visitante en el mundo
sabe a borra de café desechado.

Vivir esperando el retorno del capitán

o mirando la barcaza que traerá el amor perdido,
después de la vida solo queda morir.

Aquí va Gabo a la eternidad

aunque ya era eterno
desde que puso en el papel a Aureliano
y le apellido Buendia.

O desde antes, 
desde que llevaba en la cabeza  
la memoria de sus sueños,
de sus ciudades de países inventados,
desde que vio la danza de las mariposas amarillas.

Eterno desde que cruzó el umbral de la vida,
porque a los eternos 
no les hace falta morir para vivir.




Abril de sueños, de ensueños, de alegria y de muerte


Entre medio de derrumbes
y atrapada en los recuerdos
llego abril.

Con la basura del terremoto,
el miedo a las replicas,
el abandono de la ciudad
las olas detenidas
y el dragón despierto

Abril, recuerdos mil,
abril, terremotos mil.

Ya casi terminando,

agazapada entre los movimientos,
entremezclada con el dolor,
no quiero soltar tu recuerdo.

Ya casi termina

se aleja también el miedo
desearía  cicatrices
no heridas
o descansar eternamente a tu lado.

Abril, recuerdos mil.  


15 abr. 2014

El Dragón No Duerme

De todos modos el Dragón despertaría algún día,
esto lo sabíamos todos.
Entre abriles y marzos.
Entre julios y Agostos.
De mañana o al anochecer
El Dragón despertaría.
Tan cierta la historia que casi la olvidamos.

Llego entre avisos fatalistas,
entre sismografos,
entre eruditos y hechiceros,
entre mochilas y linternas.

Todos estaban invitados a esta fiesta,
a este movimiento ondulante,
invitados desde que adquirimos la nacionalidad Iquiqueña,

Nosotros lo soñábamos,
lo escribíamos,
le cantábamos
mediamos fuerzas.

El Dragón no duerme
siempre esta agazapado
tratando de sacudir su cola.