30 dic. 2012

La Carta

Cuando lei la carta, primero fue para mi, luego para todas
esa carta me dio vuelta el corazon, me llevo a leer nuevamente los pensamientos de aquella maestra que no sabia esconder su dolor.
Auella que sufrio tortura, vejamenes y resistio.
Resistio porque su mision en esta vida era encender en el corazon de estas mariposas, el sentido de la union, del conocimiento, de la hermandad.
Y todo se amalgamo despues de tantos años. en ese entonces eras pequeñas larvas, crisalidas, escondidas, inpensadas, descreidas.
Entonces la carta, nunca fue olvidada,
Esas palabras que se transmitieron despues de casi 35 años,
cerraron intactas el dolor del pensar.
Ahora no es tarde, nunca es tarde para el recuerdo y el mensaje.
Silvia Aguilar, maestra.