11 jul. 2014

ESCALOFRIOS

Me parece escalofriante
la abismante necesidad de destruir.

Destruir recuerdos, anhelos, pensamientos
sueños, vidas, ensambles.

Que somos acaso , sino humus
de nuestros deseos.

Detuvieron mi mente,
atraparon mis recuerdos,
confiscaron la memoria.

Y ante todo destruyeron mi alma,
esta alma que evoca cada memoria
como si fuera suya.

Yo no voy a señalar al culpable,
cada uno a lo suyo.

Me someto a la infraestructura humana
como si fuese parte de un todo.

Un día, pronto,  desanclare la base
y evolucionare para volver.

Volver en esencia, en conciencia
libre de destrucción  y herejías.