11 may. 2017

PADRE MIO


Padre mío,
Nada se interpone entre tu amor y mi alma.
Tus ojos me acompañan en cada amanecer.
Un amanecer tan sombrío,
como aquel día hace ya 5 años,
que te separo de este terrenal y mezquino mundo.
Podría decir que la perdida, devastadora,
aun duele como el primer día, así como dolerá el ultimo.
Solo queda acurrucarme en tus sueños
y esperar por el pedazo de poesía,
que entonado en tus palabras,
mece como el viento las nubes.

 

No hay comentarios: